Inteligencia Emocional aplicada a la formación y desarrollo profesional.

LA PRAXIS DE LA MEDICINA
Página Principal
Añadir a favoritos
Creada el 21 de abril de 1998. Actualizada el 21-abr-06

Inteligencia Emocional aplicada a la formación y desarrollo profesional.

TEMAS

Artículos

Profesional

Social

Familiar

Personal

Educativo

Relaciones

Colaboradores

Empleo

PNL

Formación

Coaching

 

LA PRAXIS DE LA MEDICINA

La Medicina trata del estudio del hombre enfermo y de las enfermedades; y la enfermedad toma realidad en el hombre, por lo que los médicos nos encontramos no con enfermedades, sino con hombres enfermos. Por tanto, puede decirse que la práctica de la medicina es mucho más que la aplicación de principios científicos. Los médicos nos ocupamos de seres humanos en necesidad de ayuda y cuando un paciente se presenta ante nosotros -en un terreno que le es extraño y poco familiar-, además de conocimientos profundos y tecnología, espera y quiere que le escuchemos y que le comprendamos.

El enfoque y el objetivo continuo de nuestra labor es el paciente y el bienestar de éste. El paciente desea que los médicos nos interesemos por ellos como seres humanos. Y, aunque en términos simples se puede describir al paciente como el ser humano que tiene necesidad de auxilio y acude solicitando ayuda a causa de un problema en relación a su salud, no debemos olvidar que cada persona es peculiar dentro de una vida que es enormemente compleja, y que la realidad de ese hombre enfermo está sometida a circunstancias personales, ambientales y sociales que hacen que no pueda ser considerado como un simple objeto.

Durante mis años de prácticas como interno, tuve el privilegio de haber contado con un maestro a quien recuerdo con gratitud por las enseñanzas que recibí y que aún preservo hoy, después de treinta años.

Mi actitud siempre fue atenta en mi determinación por aprender. Solía analizar sus gestos y sus actitudes con meticulosidad, y recuerdo que en una ocasión, al finalizar una consulta en el Policlínico "Hernández Díaz", le hice una referencia a su costumbre de levantarse para acompañar hasta la puerta para despedirse del enfermo dándole la mano.

"No olvides nunca esto que te voy a decir: El primer acto del tratamiento es el dar la mano al enfermo".

Yo, que por aquel entonces me encontraba en fase de formación, tenía asumido que los pacientes que acudían a estas consultas especializadas sólo necesitaban encontrarse con profesionales capacitados y lo mejor de la ciencia y tecnología médicas. Al exponerle mi pensamiento, recuerdo que concluyó su lección magistral en términos parecidos a estos:

"La praxis de la Medicina, o lo que es lo mismo su acción práctica o la clínica auténtica es la que ejerce un hombre frente a otro hombre, un hombre que sufre y busca ayuda frente a otro que está preparado y dispuesto a darla; Por tanto, si quieres llegar a ser un buen médico es necesario que cultives todos los aspectos de la facultad humana y los lleves a la práctica clínica".

Decía Marañón que un dolor curado justifica toda la vida de un médico, pero hay que señalar que esta intención curativa no siempre puede llevarse totalmente a efecto. Por ello, lo que es esencial de la Medicina, "el que un hombre con su saber ayude a otro a sanar", debe cambiarse por el de "tratar", "ayudar", "soportar", "consolar", quedando patente que el concepto de tratamiento no es igual al de farmacoterapia.

Con la lección aprendida, desde mi modesto ejercicio profesional, siempre acompaño al acto de dar la mano al despedir a mis pacientes de una frase que expresa mi clara y decidida intención: "espero servirle de ayuda".




Manuel Sotillo Hidalgo

 

© Ricardo Sotillo, 2000.
Todos los derechos reservados. Puedes redistribuir, reenviar, copiar o citar este documento siempre que no lo modifiques y no lo uses con fines comerciales.
Debes incluir esta nota, así como el nombre
y la dirección www.capitalemocional.com 
Gracias.

VOLVER

 

Garantías de privacidad: La información aquí recogida está sujeta a la <legislación sobre protección de datos Legislación sobre protección de datos.  Del mismo modo declaro mi derecho a la intimidad y las repercusiones que de el se derivaran. 

ENLACES

Educación

Salud

Psicología

Filosofía

Investigación

Conocimiento

Página de inicio click aquí

Traducción en línea

Visitas:

Es una idea de Ricardo Sotillo